el-fantasmagorico-lago-de-sal-de-tunez2
La visita al lago de sal Chott el Djerid en Túnez no deja en absoluto indiferente. Su vista paisajística resulta tan fantasmagórica como desconcertante. Una extraña belleza que queremos acercarte en el artículo de hoy de Destinolandia.

Con unos 7.000 km2, este lago presume de ser la mayor superficie salina del Sáhara. Un escenario cuya singular belleza cambia en función de las condiciones atmosféricas. ¿Nos acompañas a descubrir semajante escenario de la naturaleza?

Un lago que cambia de color

el-fantasmagorico-lago-de-sal-de-tunez2
Situado a una altitud de entre 10 y 25 metros sobre el nivel del mar, el lago Chott el Djerid nos regala diferentes paisajes dependiendo del tiempo. Así que, es posible verlo de color blanco, verde claro o púrpura.

El clima extremo de Túnez nos regala unos paisajes sobrenaturales y tiñe de diferentes colores este gigante lago de sal. Aunque si queremos verlo en todo su esplendor, no conviene visitarlo durante el verano, ya que el lago permanece completamente seco.

el-fantasmagorico-lago-de-sal-de-tunez2
Mientras que en invierno, cuando se producen las lluvias, un pequeño afluente vierte sus aguas en este lago. Cuando el lago está seco se puede cruzar perfectamente en coche o incluso caminando. En invierno, en cambio, podemos cruzarlo en pequeñas embarcaciones.

Escenario del rodaje de Star Wars

¿Te resulta conocido este lago? ¿Lo has visto antes y no sabes dónde? Si te gustan las películas de la Guerra de las Galaxias, seguro que sí. Su singular belleza es tal que ha sido escenario de una de algunas escenas de la saga de Star War, concretamente Star Wars Episodio IV: Una Nueva Esperanza.

el-fantasmagorico-lago-de-sal-de-tunez2
Así que, tanto si somos cinéfilos empedernidos como si nos apasiona la naturaleza más singular, este escenario natural de Túnez merece una visita obligada. Una escapada que no te dejará indiferente.

Pero recuerda que la mayor parte del año el lago está seco, así que asegúrate de que lo visitas durante el invierno. ¡Y no olvides la cámara de fotos!