El Puente de la Torre de Londres
Si estás planeando un viaje cultural, donde empaparte de las costumbres y tradiciones de ese territorio y conocer el arte, la arquitectura y la gastronomía típica de esa región, el destino perfecto para ti es Londres.

Visitar esta maravillosa ciudad no quiere decir en absoluto broncearte en una paradisíaca playa o tomar una cerveza en el clásico chiringuito de verano, puesto que el encanto de la capital británica se encuentra en descubrir sus numerosos edificios y monumentos de gran valor artístico e histórico, pasear por sus calles y rincones, enriquecerte culturalmente en cada uno de sus museos y tomar el famoso té inglés.

El Puente de la Torre de Londres
La ciudad tiene numerosos edificios como el popular Big Ben o el Puente de la Torre (Tower Bridge), protagonista de numerosas películas, documentales y anuncios publicitarios. Una construcción de gran belleza arquitectónica que no debes perderte. Situado sobre el río Tamesis, es un puente levadizo que ofrece a los turistas unas espectaculares vistas de toda la ciudad desde las pasarelas situadas en la parte superior del puente.

Un dato curioso que seguro no conocías es que contiene tres bellos salones especiales para cubrir todo tipo de actividades de empresa, actos privados y fiestas. Después de ocho años de esfuerzo y trabajo, el puente se terminó de construir en 1894, y desde entonces se ha convertido en todo un símbolo del país, donde su fantástico estilo gótico victoriano deja con la boca abierta a más de uno.

El Puente de la Torre de Londres
Una auténtica obra maestra que permite incluso el paso de barcos de grandes dimensiones, ofreciendo así un espectáculo magnífico y un claro ejemplo de lo que el ser humano puede conseguir. Aunque su estilo arquitectónico pone en evidencia que se trata de una construcción antigua, desde el punto de vista técnico se encuentra muy actualizado, algo que podrás descubrir por ti mismo si te acercas a esta maravillosa parte de la ciudad.