El Partenón de Atenas
En una ciudad como Atenas resulta difícil no sorprenderse con los cientos de edificios y construcciones de gran valor artístico e histórico que encontramos en cada rincón de esta maravillosa región. Una de las construcciones más espectaculares que descubrirás a lo largo de tu visita a Grecia es el Partenón. Uno de los mayores templos dóricos que se conservan actualmente y que sustituyó a un templo anterior destruido por los persas.

El material empleado en la construcción de esta magnífica obra es el mármol blanco, lo que confiere al lugar un hermoso estilo, típico de aquella época. La obra se construyó como un tributo a los dioses por la victoria del político y orador Pericles contra los persas.

El Partenón de Atenas
Llama especialmente la atención su decoración escultórica donde se aprecian figuras en auto relieve que se extienden a lo largo de los cuatro lados del templo. En la construcción también se distingue un efecto visual estético con alteraciones, como columnas un poco curvadas y algo más gruesas en las esquinas, entre otros detalles.

Todas estas características dan lugar a una obra muy representativa de la arquitectura clásica de Grecia. Un estilo robusto pero donde se aprecian elementos más esbeltos dotados de una armonía y belleza incomparables.

Visitar esta hermosa edificación es disfrutar de un inolvidable viaje hacia la antigua Grecia y vivir una experiencia única e irrepetible. Un hito histórico y una visita totalmente recomendable para los amantes de la historia antigua y de la arquitectura, al igual que los aficionados poco entendidos en la materia, puesto que para disfrutar de la increíble belleza del Partenón no es necesario ser ningún experto en arte.

Así que si estás planeando un viaje cultural donde puedas ver monumentos y obras artísticas, y todavía no sabes dónde puedes ir, una propuesta interesante es visitar el Partenón en la Acrópolis de Atenas, un espectáculo visual digno de ser contemplado al menos una vez en la vida.