El nuevo museo del Louvre-Lens
¿Es el Louvre tu museo favorito? Pues si es así, ahora tienes la excusa perfecta para viajar a Francia: el más famoso museo parisino acaba de inaugurar una sucursal en la ciudad de Lens, al norte del país.

Ubicado en lo que fue una antigua mina de carbón, el museo Louvre-Lens se alza majestuoso en un edificio de cristal y acero diseñado por los arquitectos del estudio japonés SANAA.

Arte antiguo en un contenedor del siglo XXI

El nuevo museo del Louvre-Lens
La ciudad de Lens, con 36.000 habitantes, se localiza en la región Nord-Pas de Calais, en el norte de Francia. Allí, sobre una vieja mina de carbón, se ha levantado el nuevo Louvre. Un edificio contemporáneo de una sola planta que se divide en seis módulos y que dispone de 28.000 metros cuadrados para exponer obras de arte.

El objetivo era mezclar de forma inteligente modernidad y clasicismo; que un edificio totalmente actual albergara obras antiguas sin que se produjese distorsión alguna. Para eso trabajaron los arquitectos japoneses Sejima y Nishizawa, que firman la obra. Un proyecto innovador que ha costado 150 millones de euros.

La gran sala central tiene 120 metros de largo por 30 de ancho. Es diáfana, para que nada estorbe la contemplación del contenido, y en ella dominan los colores claros de forma que todo facilite admirar los detalles de las obras.

Una muestra de excepción

El nuevo museo del Louvre-Lens
Para empezar, el Louvre Lens expone una muestra increíble de la historia del arte, desde Mesopotamia, Babilonia, Egipto, Grecia, Pompeya y Roma hasta el siglo XIX. Se han traído más de 200 obras de la sede parisina del museo pertenecientes a todas las épocas, que se expondrán en Lens durante, al menos, cinco años.

Este primer año de vida, el museo espera unos 700.000 visitantes, y en torno a 500.000 en los años posteriores. Un proyecto que lograría relanzar económicamente la zona, una de las regiones francesas más castigadas por la crisis.