El monumento privado más visitado de Francia
La historia y la arquitectura despiertan el interés y la curiosidad de muchos turistas, amantes del arte y de las leyendas más sorprendentes del mundo. El Castillo de Chenonceau es uno de estos maravillosos lugares, dignos de ser visitados al menos una vez en la vida.

Situado en la comuna francesa de Chenonceaux, se esconde esta majestuosa edificación medieval del siglo XVI. Sus muros encierran un pasado repleto de misterio y de belleza, además de unos espléndidos y lujosos jardines que te transportarán a lejanas épocas históricas y te harán sentir como un miembro más de la realeza.

El monumento privado más visitado de Francia
También conocido como el castillo de las mujeres, porque fue residencia de importantes damas de la corte francesa, este impresionante monumento histórico forma parte de la ruta de Castillos del Loira, es decir los que fueron construidos durante el Renacimiento francés. Los numerosos jardines que rodean al castillo son un buen motivo para acercarse a descubrir esta romántica cita con la historia y con la arquitectura.

Dos jardines principales y un impresionante laberinto son algunos de los principales atractivos del castillo, cuya decoración floral se renueva cada primavera y verano. Sin embargo, a pesar de la innumerable belleza de sus rincones, mi parte favorita es el laberinto.

El monumento privado más visitado de Francia
De forma circular y con una superficie mayor a una hectárea de terreno, el laberinto alberga una interesante colección de plantas, además de una majestuosa estatua de Venus, la diosa del amor y la fertilidad.

El monumento privado más visitado de Francia
Con semejantes atractivos, no cabe duda de que nos encontramos ante una de las visitas más importantes y emblemáticas de Francia, así que si tienes la oportunidad de visitar el país galo, no te olvides de hacer la ruta de Castillos del Loira y así descubrir la infinidad de secretos que encierra cada una de estas fortificaciones.