El Monasterio de Santa María de Poblet, en Tarragona
El Monasterio de Santa María de Poblet es un hermoso y poco conocido rincón de nuestra geografía española, situado en la provincia catalana de Tarragona. Patrimonio de la Humanidad desde 19991, fue también el panteón real de la Corona de Aragón hasta la extinción de esta casa en el siglo XV.

El monasterio de monjes circenses sigue la Regla de San Benito desde su fundación en 1150, y representa a la perfección la clásica arquitectura de una abadía cisterciense, es decir una orden monástica católica reformada. La construcción llegó a reunir todo lo necesario para que fuera posible vivir en el recinto y sin tener que salir de allí.

El Monasterio de Santa María de Poblet, en Tarragona
Además de las dependencias primarias de cualquier monasterio, el lugar también albergó una enfermería, un cementerio, un jardín con plantas aromáticas, molinos, panaderías e incluso un calabozo. Un dato curioso es que el abad tenía un poder equivalente al de un señor feudal, por lo que perfectamente podía utilizar estas dependencias de la forma que él consideraba más adecuada.

La iglesia tiene un característico estilo románico, donde destacan su nave sur que es gótica, y el edificio más actual que guarda en su interior un retablo renacentista de Damián Forment. La grandeza del lugar le llevó a ser protagonista de célebres enterramientos, entre ellos personajes de la realeza, la nobleza, importantes magnates y por supuesto abades. Si estás interesado en acercarte al lugar, el horario de visitas es de 10:00 a 12:25 horas y de 15:00 a 17:25 horas de lunes a domingo.

La entrada normal cuesta 6 euros, aunque los mayores de 65 años, las familias numerosas, los niños de entre 7 y 18 años y los estudiantes podrán entrar por tan sólo 3,50 euros. Una recomendación es que visites el lugar con tiempo suficiente puesto que es una construcción bastante grande que abarca incluso un museo. La oportunidad de visitar una de las construcciones religiosas más clásicas de nuestro país.