El lago más famoso del mundo
Lagos, lo que se dice lagos, los hay por todo lo ancho y largo de la geografía mundial. Desde el lago Tanganika, un paraíso africano, hasta la región norteamericana de los Grandes Lagos, el lago Titicaca en Perú o los lagos de nuestros Picos de Europa, algo tienen estas láminas de agua que atraen irresistiblemente a muchos viajeros… Algunos, por su belleza natural; otros, por su inmensidad sobrecogedora; y otros, por las leyendas y los mitos que los rodean.

Sin lugar a dudas, hay un lago que por derecho propio se ha ganado el nombre del “más famoso del mundo”. Y es que su fama circula desde principios del siglo XX por periódicos, libros y por el boca a boca…

Viendo la fotografía que acompaña al post y con las pistas que os he dado, seguro que habéis adivinado que estamos hablando del Lago Ness. Situado en Escocia, su nombre original es Loch Ness y si por algo es famoso este lugar es por ser el “hábitat” de uno de los pobladores de Escocia más famosos y queridos en el país: Nessie, el célebre monstruo que (en teoría) lo habita. El lago se encuentra en un paraje mítico, las Highlands o tierras altas escocesas, y se encuentra como a unos 40 kilómetros de la localidad de Inverness. El Lago Ness es el segundo más grande de Escocia, pero contiene una enorme cantidad de agua; de hecho, su parte más honda tiene la vertiginosa profundidad de 226 metros.

El lago más famoso del mundo
La historia que hizo famoso a este lago comenzó a principios del siglo XX. Anteriormente había ya leyendas que hablaban de santos que luchaban con animales del lago o caballos fantásticos que vivían en sus aguas. Pero fue en el año 1933 cuando los Mackay, una pareja que vivían en las cercanías, dijeron divisar un enorme monstruo en medio del agua. Después fueron otros quienes aseguraron ver a la criatura, y la fama de Nessie se disparó cuando Robert Kenneth Wilson tomó la imagen que aparece sobre estas líneas, que dio la vuelta al mundo cuando se publicó en el Daily Mail. Lo que quizás muchos no sepan es que en 1994, un investigador contratado por el periódico afirmó haber falsificado la imagen, que en realidad no tomó Wilson (simplemente cedió su nombre para darle prestigio).

Así, la pobre Nessie parece ser solo producto de un montaje periodístico más… Pero su mitológica presencia en el insuperable entorno natural de este lago sigue atrayendo a los amantes de las leyendas y lo desconocido. Y seguro que todos nosotros reprimiremos un escalofrío si vemos las grises aguas del lago bullir…