El hotel más siniestro de América
Este hotel se ha convertido en un lugar de culto por muchos motivos, pero sobre todo es una especie de “meca” para los amantes de lo oculto, lo desconocido y del más allá. Además de estar “encantado”, es un hotel muy especial ya que en una de sus habitaciones (concretamente, la habitación 217), el escritor norteamericano Stephen King escribió su famosa novela “El Resplandor”, inspirándose en las vivencias que él mismo experimentó mientras residía en el lugar.

Así, el famoso Hotel Overlook del libro y de la película se basa en un lugar auténtico. Sin embargo, el filme de Stanley Kubrick no se rodó en este lugar, sino en otro que también se ha convertido en un icono…

El Hotel Stanley, situado en el noroeste de Denver, es el establecimiento donde King escribió su tétrica y célebre novela. Desde antes de que el escritor narrara los sucesos que llevan a la locura a Jack Torrance, ya había muchas personas (entre personal del hotel y viajeros) que decían haber experimentado la visita de presencias fantasmales. Stephen King dijo haber escuchado en su habitación música de piano o voces infantiles… Hay otras habitaciones famosas, donde se dice que residen los espectros de antiguos inquilinos que todavía manifiestan allí su presencia, e incluso alguna que permanece cerrada por este curioso motivo.

El hotel más siniestro de América
El otro hotel relacionado con la novela y el filme es el Hotel Timberline, que se encuentra en Oregón. Su estampa (sobre estas líneas) nevada es famosísima, y todos recordamos probablemente al siniestro Torrance, interpretado por Jack Nicholson, persiguiendo a su hijo con un hacha en el laberinto nevado… Sin embargo, en este caso el establecimiento es objeto de deseo tan solo para cinéfilos, ya que en él no se constatan presencias fantasmales. Y aún así, ¿quién podría no sentir un escalofrío al transitar por esos pasillos, donde hace décadas se escucharon la palabra redrum y las ruedas de un triciclo…?