El casco antiguo más hermoso de Europa
Historia, cultura y naturaleza se dan cita en un rincón privilegiado del viejo continente. Suiza es un destino vacacional que ofrece una amplia variedad de propuestas de ocio para todos los gustos y edades, mundialmente conocida por sus espectaculares montañas, sus deliciosos chocolates y sus relojes.

Sin caer en los clásicos tópicos, Suiza tiene muchos otros encantos que lo convierten en una de las mejores propuestas turísticas tanto para viajar en compañía de la familia, como para disfrutar de unas vacaciones trepidantes con los amigos, o incluso una escapada romántica en pareja. Cualquier excusa puede ser buena para descubrir la belleza de sus paisajes naturales y la riqueza de las diferentes formas de expresión artística de su cultura.

El casco antiguo más hermoso de Europa
Una de las regiones más famosas en Suiza es la Ciudad vieja de Berna, que está declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Su centro histórico es uno de los mejores testimonios del urbanismo medieval de Europa, por lo que se convierte en el lugar de reunión favorito de muchos turistas procedentes de todos los rincones del mundo.

El casco antiguo más hermoso de Europa
Te recomiendo que recorras a pie cada una de las calles, avenidas y plazas de Berna para ser testigo de los asombrosos monumentos y detalles arquitectónicos que encontrarás en este encantador paraíso cultural. Las visitas más famosas y obligatorias del centro histórico son la Torre del Reloj Zytgloggeturm del siglo XVI, la Catedral de la ciudad de estilo gótico suizo, cuyo espectacular campanario te dejará sin palabras, y las fuentes que adornan las plazas de las calles del casco antiguo, decoradas con figuras alegóricas que nos descubren la riqueza visual e histórica de estos monumentos.

Y como broche final para unas vacaciones de lujo, no puedes irte de Suiza sin probar su gastronomía, porque no sabrás lo que es el auténtico chocolate hasta que lo hayas probado en este país.