El café más bonito de Francia
Cuando uno imagina París, se ve caminando por románticas calles llenas de historia y de encanto, y entrando en bellos cafés y bistrots donde da la sensación de que la poética Amèlie Poulain va a hacer acto de presencia en cualquier momento… Y sin embargo, el café que está considerado como más bonito de Francia no se encuentra en la Ciudad Luz.

Este fascinante lugar, lleno de historia y de recuerdos, está mucho más al norte y tiene un nombre largo, larguísimo. Se llama…¡“Le Café du coin d’en bas de la rue du bout de la ville d’en face du port”!Aunque también es conocido como La Java. Si queréis saber dónde se encuentra, seguid leyendo.

Descendientes de piratas

El café más bonito de Francia
Este precioso café se encuentra en la localidad no menos bella de Saint Malo, ciudad de corsarios por antonomasia en la Bretaña Francesa. El establecimiento ha permanecido abierto ininterrumpidamente desde el año 1820, y su propietaro, Jean-Jacques Samoy, afirma ser descendiente directo de piratas. El café no tiene desperdicio, como podéis ver en las imágenes: está decorado con cientos de muñecos, títeres y autómatas antiguos. Esto es así porque el abuelo de su actual propietario (que reformó el local de arriba abajo en el año 2001) se dedicaba a restaurar muñecas de porcelana.

El mejor chocolate caliente

El café más bonito de Francia
La Java es toda una institución, no solo en Saint Malo sino en toda Bretaña. Este café ha sido calificado en más de una ocasión como “café más bonito de Francia”, y no es de extrañar. El cuarto de baño tiene como entrada la cabina de un ascensor antiguo, y los asientos son columpios que penden del techo. Además, La Java tiene fama por su excelente chocolate caliente. Si os animáis a visitarlo (y no dejéis de hacerlo si viajáis por la Bretaña: ¡es un lugar tan imprescindible, casi, como el Mount Saint Michel!), el café La Java se encuentra en el número 3 de la Rue Saint Barbe de Saint Malo.