Destinos de viajes para la luna de miel
La primavera es tiempo de celebraciones: comuniones, bautizos… Y bodas. Sea por el juzgado, sea por la iglesia, sea simplemente porque os vais a vivir juntos, una de las cosas que más nos gustan a todos es la luna de miel. La razón está clara: además de ser un viaje que haremos con la persona que más nos importa, es un buen momento para aprovechar y vivir esas vacaciones que pocas veces se pueden disfrutar.

Los destinos clásicos para la luna de miel pasan por las ciudades más románticas o cosmopolitas, las zonas con las playas más hermosas y los enclaves más históricos.

El escenario más romántico

Destinos de viajes para la luna de miel
Italia es un país perfecto para los enamorados. Su belleza es de todos conocida, así como su patrimonio histórico. Ciudades como Florencia o Venecia son perfectas para una escapada de luna de miel, pero a mí me gustaría proponeros una alternativa muy especial: Verona. Esta pequeña ciudad fue el lugar escogido por Shakespeare como escenario para la historia de amor más famosa de todos los tiempos: Romeo y Julieta. En la foto, el famoso balcón de la “Casa de Julieta” en la ciudad. Además, Verona es una ciudad preciosa que merece la pena conocer.

Playa y descanso

Destinos de viajes para la luna de miel
Hay quien no concibe unas vacaciones sin ir a la playa. Además, tras el ajetreo de la boda y los preparativos, da gusto marcharse a descansar a un lugar donde el sol brille y no tengamos que hacer absolutamente nada más que disfrutar. Santo Domingo, en la República Dominicana, es un destino clásico con playas tan maravillosas como ésta.

París, siempre París

Destinos de viajes para la luna de miel
¿Qué os puedo decir de París, la Ciudad Luz? Pues que es la preferida por muchos recién casados para vivir su luna de miel. Su proximidad juega una baza a su favor, y desde luego, pocas cosas hay tan románticas e inolvidables como una cena a la luz de las velas junto al Sena. La noche parisina es mágica y también muy animada. Otra excelente propuesta para el viaje de vuestra vida… ¡O por lo menos, para uno de ellos!