Descubrir los secretos de la Guinness en Dublín
Ir a Irlanda y no beber Guinness es una contradicción en si misma e ir a Dublín y no visitar la Guinness Storehouse también lo es. Se trata del museo de la capital irlandesa que al cabo del año más visitantes recibe. Y no es de extrañar, porque además de desvelar los secretos de la famosa cerveza negra, tiene unas vistas impresionantes y ofrece toda una serie de curiosidades (regalos incluidos) en torno a la Guinness.

La antigua fábrica de cervezas se ha convertido en uno de los principales atractivos de la ciudad. A lo largo de varias plantas el visitante va conociendo diversos aspectos relacionados con la cerveza irlandesa más famosa. Desde sus orígenes, de la mano de Arthur Guinness, hasta el proceso de fabricación y su distribución a todo el mundo. Incluso se explica cómo tirar una Guinness para que sea perfecta y nos animan a hacerlo.

Gravity Bar

La Guinness Storehouse es un lugar perfecto para pasar una tarde entera si se es un apasionado de esta bebida, pero recorrer el edificio nos llevará un mínimo de dos horas. Al margen del encanto de la cerveza el espacio con más encanto de la antigua fábrica se encuentra en la última planta: el “Gravity bar”.

Descubrir los secretos de la Guinness en Dublín
Se trata de un bar, de pub irlandés tiene poco, con unas impresionantes vistas de la ciudad de Dublín y cómodos asientos en los que sentarse a descansar tras la experiencia Guinness y ver lo que ofrece la capital irlandesa. La entrada a la Storehouse incluye la degustación de una pinta que, precisamente, se sirve en el bar.

Antes de irse de la fábrica de cerveza merece la pena echar un vistazo a su impresionante tienda de regalos, en la que a cualquier objeto le impregnan el sello Guinness. Difícil salir de allí sin llevarse algún recuerdo.