De compras por Tánger
Al noroeste de Marruecos, en la punta misma del estrecho de Gibraltar, está la mágica ciudad de Tánger. Un enclave muy especial, perfecto para hacer una escapada en esta época del año. Si os decidís a hacerlo, no olvidéis llevar espacio en la maleta, ya que seguro que os traéis un montón de cosas de allí. Tánger es un paraíso para ir de compras.

Como toda ciudad marroquí que se precie, Tánger tiene una medina típica, una de las más antiguas del país, en la que encontraréis el Zoco Grande y el Zoco Pequeño. Pasear por las callejuelas blancas de esta parte de la ciudad, admirar los colores y aromas, o tomar un té con hierbabuena en el mítico café Haffa son placeres estupendos que ofrece Tánger. Disfrutadlos a tope.

El Gran Zoco

De compras por Tánger
Pero si lo que queréis, además, es visitar los mercadillos en busca de tesoros que llevar de vuelta a casa, nada como callejear por los zocos de la ciudad. El Zoco Grande está a la entrada de la medina y en él encontraréis todo tipo de artículos. Lo más curioso de ver son los campesinos que venden allí sus productos. El centro de la actividad comercial es la plaza del 9 de abril de 1947, o plaza del Gran Zoco, un lugar muy frecuentado por residentes y turistas. Está repleta de tiendas y comercios. Si entráis en alguno de ellos, no olvidéis regatear, primera regla cuando uno va de compras por el zoco. Los productos estrella son las especias, en especial el azafrán, aunque también encontraréis teteras, alfarería, babuchas y delicias gastronómicas como los típicos dulces árabes.

En el corazón de la medina

De compras por Tánger
La ruta de compras continúa en el Pequeño Zoco, situado en el centro mismo de la medina. Es un entramado de estrechas calles llenas de casas típicas, patios recoletos, cafés, restaurantes y pequeños hoteles. Y, si finalmente no compráis nada, cosa que es del todo improbable, al menos habréis disfrutado de uno de los paseos con más sabor de Tánger.