Curazao, paradisíaca isla caribeña
Bañada por las maravillosas aguas del Mar Caribe, la paradisíaca isla de Curazao es un verdadero regalo para la vista y para los cinco sentidos. Un refugio de gran belleza paisajística, riqueza ecológica y relax, donde podrás dejar a un lado todas tus preocupaciones y reencontrarte contigo mismo.

Si te animas a visitar este encantador y fascinante territorio, te darás cuenta de que la arquitectura y el estilo de sus edificios nos recuerdan mucho a los de Holanda, y es que la isla pertenece al Reino de los Países Bajos. Uno de los destinos vacacionales más exóticos y deseados del mundo, en pleno corazón del Mar Caribe.

Curazao, paradisíaca isla caribeña
No olvides equiparte con ropa y calzado cómodo para no perderte ningún lugar de interés de esta maravillosa región, durante tu divertido paseo. Acércate a la capital de este territorio autónomo, Willemstad, donde descubrirás un hermoso paisaje, que es un extraordinario ejemplo de la arquitectura colonial neerlandesa en el Mar Caribe.

Curazao, paradisíaca isla caribeña
Su centro histórico, con singulares y coloridos edificios, está declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y obsequia a los turistas con unas vistas increíbles. Unos paisajes urbanos que nos llevarán hasta la mismísima Ámsterdam, pero disfrutando de unas cálidas temperaturas y del Sol del Mar Caribe.

Curazao, paradisíaca isla caribeña
Sumérgete en lo más profundo de la ciudad de Willemstad y piérdete por sus avenidas, calles y plazas, para disfrutar de verdadera cultura y el estilo de vida de la región. Enamórate de sus magníficos edificios, obsequia a tu paladar con una creativa y tradicional gastronomía, y descubre una agenda de ocio de lo más completa y variada.

Y si todavía tienes tiempo, no te olvides tampoco de disfrutar de un divertido día de playa, con un refrescante chapuzón en el agua y los rayos de Sol acariciando tu piel. El paraíso tiene nombre propio y se llama Curazao.