Cua Van, el mágico pueblo flotante
Hace algún tiempo, el blog de viajes Journeytec publicó un listado con los pueblos con más encanto de todo el mundo. Se trataba de una amplia lista que abarcaba dieciséis localidades, situadas en distintos lugares del mundo: desde Italia hasta Chile, pasando por enclaves de Asia situados en países como Vietnam. Precisamente en Vietnam se encuentra uno de estos lugares, que figura en el ranking con todo merecimiento: Cua Van, el pueblo flotante de la Bahía de Halong.

No me diréis que no es una imagen maravillosa… Las barquitas llenas de color reposando sobre el agua, ante las enormes formaciones rocosas que salpican la mítica bahía vietnamita. Situado en la Comuna de Hong Thang (Halong), a veinte kilómetros del embarcadero donde se cogen los barcos turísticos, Cua Van cuenta con una población de alrededor de setecientos cincuenta habitantes cuyo principal medio de vida se basa en la pesca.

Casas, comercios y colegio

Cua Van, el mágico pueblo flotante
La verdad es que en la actualidad, el turismo aporta también buena parte de los ingresos de los habitantes de este mágico pueblo. Cua Van es hoy día Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO; en este grupo de privilegiados hay cuatro pueblos flotantes, de los cuales Cua Van es el de mayor tamaño. Las casas flotantes que jalonan la bahía muestran un aspecto limpio y lleno de color, y además de casas también hay tiendas, bares… E incluso un colegio flotante, con cuatro clases y una pequeña sala de profesores.

El futuro Centro Cultural Flotante

Cua Van, el mágico pueblo flotante
Quienes visitan el pueblo suelen manifestar su admiración ante la estampa de los niños que van al colegio… Remando, por supuesto, y llenando de vida la bahía con sus pequeños y coloridos botes. En el futuro se tiene la intención de establecer también un Centro Cultural Flotante en el pueblo, que se convertirá en un medio de contacto fundamental entre los habitantes de Halong y los turistas. Pero no es necesario esperar a entonces para visitar Cua Van: merece la pena acudir a este lugar para admirar un sitio único en el mundo, con un escenario natural imponente que enmarca un pueblo lleno de vida y tradición.