Córcega, la isla sublime