La ciudad medieval mejor conservada
No hace falta ir muy lejos para encontrar ciudades y pueblos donde la historia y el tiempo parecen haberse detenido. En España tenemos la inmensa suerte de gozar de un patrimonio histórico que es la envidia de muchos otros países, con maravillas como el lugar del que vamos a hablar hoy: Besalú, una preciosa ciudad medieval situada en Girona.

Cuando contemplamos las fotos de esta villa, podemos llegar a pensar que han sido retocadas para que las calles y los edificios muestren ese impecable estado. Nada más lejos de la realidad: Besalú se muestra “en persona” tan bella, sino más, como la vemos en las imágenes.

En La Garrocha

Además de su la belleza y la magnífica conservación de sus construcciones, Besalú puede presumir de una ubicación insuperable: se encuentra en La Garrocha, una comarca llena de atractivos. El término municipal cuenta, además, con la siempre estimulante presencia de no uno, sino dos ríos: el Capellada por el norte y el Fluviá por el sur. Besalú data del siglo X y de aquella época se conservan numerosos vestigios, que están acompañados por todos los edificios que se fueron edificando en siglos posteriores.

Puente, Iglesias, monasterios…

La ciudad medieval mejor conservada
Sin ir más lejos podemos citar el puente fortificado, San Julián (antiguo Hospital de Peregrinos), la Iglesia de San Vicente, el Monasterio de San Pedro de Besalú, la Colegiata de Santa María y el Palacio de la Curia Real, con una sala gótica que data también de tiempos medievales. Pero quizás lo más atractivo de Besalú sea la ciudad en sí: recorrer sus callejuelas al atardecer y llegar hasta el río, para sentir como si los siglos no hubiesen transcurrido. Un consejo: intentad visitar el lugar fuera de temporada y entre semana, para que las aglomeraciones no impidan apreciar la increíble belleza de la localidad.