Centro histórico de San Petersburgo
San Petersburgo es la ciudad más progresista de Rusia, además de uno de los destinos turísticos más importantes del país. Uno de esos viajes que no siempre tenemos la oportunidad de hacer y que no debemos perdernos, porque esta mágica y encantadora ciudad enamora desde la primera vez que ponemos un pie en ella.

Hay muchos lugares de interés turístico que te esperan para ser descubiertos. La Catedral de San Isaac, la Catedral de la Santa Trinidad, el monumento a la Tercera Internacional y el monasterio de Alejandro Nevski, además de los numerosos museos, galerías de arte y jardines. Los atractivos de la ciudad son tantos que incluso el metro forma parte de esa lista de lugares que no te puedes perder, ya que es el más profundo del mundo.

Centro histórico de San Petersburgo
Sin embargo, una de mis visitas favoritas es el centro histórico de San Petersburgo, donde serás testigo de una serie de monumentos de incalculable belleza arquitectónica que te dejará sin palabras. El Palacio Peterhof es la joya protagonista del caso antiguo de la ciudad, que ofrece un paisaje de lo más pintoresco y colorista que parece recién salido de un cuento.

Un edificio de estilo barroco con numerosos parques y fuentes que te ayudarán a conseguir unas maravillosas instantáneas de incalculable belleza. No hay duda de que se trata de un lugar mágico capaz de transportarnos a legendarias épocas históricas y ser los protagonistas de nuestra propia película.

Centro histórico de San Petersburgo
Aunque la belleza del casco antiguo de San Petersburgo no termina aquí, ya que también encontrarás a lo largo de tu recorrido otros muchos monumentos y edificios de gran valor y reconocidos en todo el mundo por su patrimonio arquitectónico. En ellos descubrirás la fusión de la arquitectura barroca, neoclásica y la influencia rusa, que confiere al lugar de un encanto todavía mayor.

Así que si estás planeando una visita a esta asombrosa ciudad, no te olvides de acercarte lo primero de todo al casco antiguo, y tómate tu tiempo para disfrutar de él como se merece.