Catedral natural de hielo en Noruega
La naturaleza nunca dejará de sorprendernos con sus magníficas creaciones que parecen cosa de magia. La impresionante catedral natural de hielo de Noruega es un buen ejemplo de ello.

Un recinto que está esculpido por la propia naturaleza y que visitamos hoy en Destinolandia. Sin duda, uno de los lugares más curiosos y sorprendentes de nuestro planeta. Su nombre es Guttorm Flatabo, aunque también se conoce como la catedral natural de hielo. ¿Te apuntas a la aventura?

El origen de esta catedral natural

Catedral natural de hielo en Noruega
Guttorm Flatabo se formó gracias a la erosión del glaciar Jostedal en Noruega. En uno de los brazos de este glaciar se encuentra esta impresionante joya de la naturaleza, apodada con el sobrenombre de la catedral natural de hielo.

Una obra de arte que es todo un regalo para la vista y que tiñe el paisaje de un asombroso color azul creando una atmósfera mágica. Su belleza sorprendió tanto a los investigadores, que fueron ellos quienes bautizaron a esta cueva con el nombre de catedral natural.

30 metros de profundidad

Catedral natural de hielo en Noruega
Con una altura de 8 ocho metros y una profundidad de 30 metros, Guttorm Flatabo ha sido escenario de numerosas expediciones. Aunque viajar hasta este rincón de Noruega tiene su riesgo, ya que la cueva Guttorm Flatabo está en constante cambio debido al deshielo producido por el derretimiento de los glaciares.

Así que si estás planeando una visita hasta aquí, debes saber que Guttorm Flatabo solo puede ser visitada con un guía o experto que conozca el lugar y, por supuesto, con el equipo y los accesorios adecuados.

Catedral natural de hielo en Noruega
Localizada en uno de los brazos del glaciar Jostedal, la cueva Guttorm Flatabo de Noruega presume de ser uno de los lugares más fascinantes del planeta. No cabe duda de que se trata de toda una experiencia turística.