el-castillo-de-dracula-en-transilvania
Su desconcertante belleza y su particular historia convierten a algunos rincones de nuestro planeta en lugares únicos e increíbles. Uno de ellos es el fascinante castillo de Drácula en Transilvania, Rumanía.

¿Te atreves a visitarlo con nosotros? Hoy en Destinolandia visitamos uno de los castillos más famosos del mundo. Nada más y nada menos que el castillo del conde Drácula.

Historia y leyenda

Transilvania es, probablemente, la región de Rumanía más famosa del mundo. Y todo gracias al escritor Bram Stoker que convirtió a esta región en toda una leyenda por la que no pasan los años.

La historia de Drácula ha inspirado obras de teatro, películas de cine, novelas… Así que, un personaje tan carismático merecía una mansión espléndida y majestuosa.

el-castillo-de-dracula-en-transilvania
La creencia popular dice que en el castillo de Bran habitaba el príncipe Vlad, el Empalador. Una figura que servió de inspiración para el vampiro más famoso del mundo entero: el personaje de Drácula que creó el escritor irlandés Bram Stoker. Aunque los historiadores rompieron el encanto de esta leyenda, cuando descubrieron que el noble rumano solo pasó unos días en las mazmorras, cuando fue capturado por los turcos.

Abierto a los turistas

Sean o no ciertas las leyendas, lo que sí está claro es que el castillo de Bran es uno de los principales atractivos turísticos del país. Una visita obligada si estás planeando una escapada a Rumanía.

el-castillo-de-dracula-en-transilvania
El castillo está abierto para los turistas y es posible visitarlo con o sin guía. En el exterior de esta fortaleza encontramos ejemplos perfectos de las tradicionales casas rumanas.

Una fortaleza de gran belleza arquitectónica que ha sido escenario de rodajes de numerosas adaptaciones de Drácula en el cine. Lo que ha llevado a consolidar las leyendas que circulan sobre esta región de Rumanía.

Qué ver en Transilvania

el-castillo-de-dracula-en-transilvania
Pero además del castillo de Bran, Transilvania tiene otros muchos atractivos como los hermosos y verdes paisajes transilvanos y los restos de Sarmizegetusa (antiguas ruinas de templos), que están declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.