Carvoeiro, un pueblo con encanto
El Algarve portugués esconde muchos rincones donde el tiempo parece detenerse y la tranquilidad reina, en medio del bullicio del turismo que acude por sus playas y su buen clima. Uno de estos rincones es precisamente Carvoeiro, un enclave costero pequeño y encantador, pero con todos los recursos para disfrutar de unas buenas vacaciones. En Carvoeiro es posible pasar tranquilos días de playa bajo el sol, pero también practicar submarinismo o buceo a pulmón y realizar preciosas rutas caminando. Carvoeiro se encuentra en el centro de la Península de Peniche, en el portugués distrito de Leira.

Los restaurantes, bares y chiringuitos de este lugar también son otro de los atractivos de este lugar; pero lo que realmente le ha aportado su fama son sus casitas blancas, que se amontonan sobre la playa creando una estampa inconfundible.

La playa de Carvoeiro es de tipo familiar, perfecta para quienes busquen un ambiente divertido y animado, a unos metros del pueblo. Los amantes de los arenales más escondidos e íntimos pueden dirigirse a la playa de Carvalho, situada en el centro de la bahía y que no cuenta con restaurantes ni servicios de ningún tipo. Eso sí: lo que pierde en comodidad lo gana en encanto e intimidad. Otra de las playas, la de la Marina, sí tiene servicios como área de picnic y aparcamiento, mientras que Playa del Paraíso responde a su hermoso nombre pidiendo un esfuerzo al viajero: que recorra el sendero que baja el acantilado para llegar hasta sus cálidas arena.

Carvoeiro, un pueblo con encanto
Además de relajarse y disfrutar del sol y de las claras aguas marinas en la playa, desde Carvoeiro también se pueden realizar inmersiones de submarinismo a través del club ubicado en el pueblo. A tan solo 750 metros del centro de la localidad encontramos también un punto conocido como Algar Seco, al pie del Cabo Carvoeiro (famoso también por su bello faro, en la foto). Este lugar está formado por unas cuevas excavadas por el mar en las rocas y a las que se accede por tierra, bajando una larga serie de escaleras, o por mar, en rutas marítimas que parten de la vecina localidad de Portimao.