El carrusel más alto del mundo
El sitio al que vamos a viajar hoy no es apto para gente con vértigo. Ni para quienes no sean amantes de la aventura… Es una atracción espectacular que quienes se han atrevido a probar no dudan en calificar como “experiencia inolvidable”. Lo que veis en las fotos es ni más, ni menos que el carrusel más alto del mundo, un artefacto “diabólico” diseñado para hacer palidecer al más valiente.

El primero en probarlo fue un astronauta, como no podía ser de otra manera. Pero actualmente ya podemos montarnos todos y experimentar la sensación de rotar a toda velocidad, sentados en una silla y a una vertiginosa distancia del suelo.

En pleno centro de Estocolmo

El carrusel más alto del mundo
¿Queréis saber dónde está este inclasificable “columpio”? Pues se encuentra en Estocolmo, en un parque de atracciones que se ha convertido en una de las visitas inexcusables de la bella capital sueca. El tiovivo tiene más de ciento veinte metros de altura, lo que lo convierte sin duda en el más alto del mundo. El parque de atracciones donde se encuentra se llama Gröna Lund y está en pleno centro de la capital. Con doce asientos dobles y cadenas metálicas de tres metros de longitud, la descarga de adrenalina está servida…

A setenta kilómetros por hora

Además de la sensación de velocidad (el carrusel rota a un máximo de 70 kilómetros por hora), Eclipse (que tal es el nombre de la atracción) ofrece las mejores vistas de la ciudad que se puedan obtener sin tener que montarse en una avioneta. En la inauguración del tiovivo, el astronauta sueco Arne Christer Fuglesang tuvo el honor de ser el primero en montar… El aparato fue inaugurado en mayo, por motivo del 130º aniversario del parque de atracciones, y se calcula que atraerá a una media de 1,2 millones de visitantes al año.

Fotografías: IBL / Rex Features.