Camino de Santiago: la Calle Mayor de Europa
Una de las rutas más antiguas e importantes de la Historia de la Humanidad transcurre por nuestro país. Por supuesto, estoy hablando del Camino de Santiago, la ruta jacobea milenaria que tanto hizo por la difusión de la cultura en toda Europa, y que a día de hoy es uno de los recorridos turísticos más interesantes y populares a nivel mundial.

En Destinolandia todavía no habíamos dedicado un artículo propio al Camino de Santiago, y ya iba siendo hora…. Por eso, en el post de hoy vamos a echar un vistazo a esta famosísima ruta y a las posibilidades que ofrece a los viajeros (y peregrinos) del siglo XXI.

Patrimonio de la Humanidad

Camino de Santiago: la Calle Mayor de Europa
El Camino de Santiago, que ha recibido el título honorífico de Calle Mayor de Europa, es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en sus dos versiones: el Camino Francés y las rutas francesas. También es Itinerario Cultural Europeo, designado así por el Consejo de Europa. Sus inicios se remontan a la Edad Media, cuando los peregrinos empezaron a acudir a Santiago de Compostela a venerar los restos del apóstol, cuyas supuestas reliquias se encuentran en la Catedral. Pero el Camino no solo es para creyentes o peregrinos espirituales: es también toda una experiencia vital, perfecta además para descubrir el ingente patrimonio de las ciudades por las que pasan.

Albergues públicos y privados

Camino de Santiago: la Calle Mayor de Europa
La actual popularidad del Camino de Santiago es el resultado de una campaña de publicidad realizada en 1993 por la Xunta de Galicia, con motivo del año jacobeo. Gracias a esta iniciativa se restauraron tramos e infraestructuras para los peregrinos, conjuntamente con el resto de comunidades autónomas españolas por las que pasa la ruta. Los peregrinos pueden hacer el recorrido a pie, bicicleta o caballo para ser considerados como tales. A lo largo del recorrido hay numerosas balizas que señalan los senderos, así como albergues públicos y privados donde alojarse.

Los albergues públicos (uno por localidad) dar prioridad a peregrinos solos o grupos pequeños, así como a discapacitados, peatones, jinetes, ciclistas y vehículos de apoyo. Los de la Red de Albergues de Galicia tienen un precio de 5 euros, mientras que los privados cuestan un poco más, aunque por lo general no tienen ánimo de lucro.