calaceite-el-pueblo-medieval-mas-bonito-de-teruel3
Para los amantes de la arquitectura medieval, la historia y la cultura, el pueblo de Calaceite en Teruel es una visita más que obligada. De una belleza extraordinaria que parece una postal detenida en el tiempo, esta pequeña localidad te robará el corazón.

Hoy en Diario Rural nos acercamos esta localidad de la comarca de Matarraña, en Teruel, para descubrir los misterios y la belleza que encierra el que dicen que es uno de los pueblos más bonitos de España. ¿Nos acompañas?

Importantes yacimientos arqueológicos

Ubicado en una loma moldeada durante los años por los ríos Algars y Matarraña, esta localidad creció en torno a un castillo. Y aunque en la actualidad no queda legado de él, su pasado medieval se aprecia tanto en los edificios de esta localidad como en la cultura y en la atmósfera que se respira.

calaceite-el-pueblo-medieval-mas-bonito-de-teruel3
En esta localidad encontramos rincones que nos invitan a disfrutar de un increíble viaje en el tiempo. Uno de sus grandes atractivos son los yacimientos arqueológicos en los que se han descubierto importantes pinturas rupestres de la prehistoria. Así como instrumentales con símbolos grabados que datan de la Edad del Bronce.

Descubrimientos que permanecen en el Museo Arqueológico de Barcelona y también en el Museo Arqueológico de Madrid. Es por ello que esta localidad de Teruel despierta tanto interés y curiosidad entre los viajeros.

calaceite-el-pueblo-medieval-mas-bonito-de-teruel3

Arquitectura e historia

En el pueblo también podemos asombrarnos con su iglesia y su capilla, que datan del siglo XVII. Así como otras muchas construcciones que van desde la Edad Media hasta la época más moderna.

calaceite-el-pueblo-medieval-mas-bonito-de-teruel3
Un pueblo acosado por guerras y enfermedades, que ha conseguido conservar su belleza intacta a pesar del transcurso del tiempo. Por todo ello, Calaceite es una irresistible mezcla de cultura, arquitectura, tradición y, sobre todo, una lección de historia.

Los muros de piedra de sus edificios consiguen transportarnos hasta los primeros días y su época de esplendor. Una belleza que deja huella en el corazón.