Budapest, la ciudad de los balnearios