Avilés, ciudad con mil años de historia
Avilés es la tercera ciudad de Asturias y una de las localidades que más cambios ha sufrido en sus mil años de historia. La mayor parte de la gente la asocia con la industria, debido a que a mediados del siglo pasado se instaló allí Ensidesa y después de ella vinieron otras muchas fábricas. Con la reconversión de los años 90 este sector perdió el esplendor que había tenido antaño, pero se volcó en otro nuevo: el turismo.

La ciudad buscó qué ofrecer y se dio de bruces con uno de los cascos antiguos más impresionantes del norte peninsular. Aunque no se hubieran tomado medidas concretas estaba bastante bien conservado, así que apenas bastó un poco de promoción para convertirlo en un destino de atracción turística.

Palacios de los siglos XVII y XVIII, alguno de ellos reconvertido en hotel de lujo, o calles empedradas conforman alguno de los atractivos de este espacio, integrado plenamente en el corazón de una ciudad moderna. Puede presumir de tener un kilómetro de su casco antiguo protegido mediante arcos, para proteger a los caminantes de la lluvia, uno de los mayores espacios de estas características que se conservan en Europa.

El Centro Niemeyer

Avilés también ha mirado a su ría, que la ha acompañado durante su historia. Ha sido fuente de riqueza, como puerto pesquero, industrial y ahora también deportivo. El mayor espacio de la villa se encuentra a su vera, con el paseo marítimo y el centro cultural Oscar Niemeyer, única obra del arquitecto brasileño que hay en España y que alberga diversas actividades a lo largo del año.

La programación cultural de la ciudad a lo largo del año es de lo más variada. Basta consultar la cartelera del teatro Palacio Valdés, la Casa de Cultura o la gran cantidad de eventos organizados por todo tipo de asociaciones locales.