Armenia: un destino desconocido
Si habéis visto películas como “Ararat”, entonces seguro que sabéis bastante sobre Armenia. Este ignoto país es tristemente célebre porque sus pobladores fueron masacrados entre 1915 y 1917 por el gobierno turco, en una matanza que, aunque muchos historiadores califican de genocidio, Turquía se niega a aceptar como tal. Sea como fuere, actualmente Armenia es una República que pertenece a Asia, siendo completamente independiente.

Además, Armenia también es un país hermosísimo y desconocido para la mayor parte de los viajeros. Y es una pena, porque además de bonito, quienes han viajado allí no dudan en señalar que es un destino económico. Así que si estáis buscando un viaje barato para el verano y que además sea original y diferente, no dudéis en contemplar Armenia como una de vuestras posibilidades.

Qué hacer en Armenia

Armenia: un destino desconocido
Armenia es un país montañoso, con preciosos pueblos escondidos entre sus valles y cumbres. Por esta razón es un lugar ideal para quienes amen el senderismo. Los Montes Aragats están salpicados de antiquísimos monasterios, como por ejemplo el Monasterio de Geghard, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Otro lugar mítico es sin duda el monte Ararat, símbolo de la nación armenia y que, según dice la Biblia, fue el lugar donde el Arca de Noé se posó tras el Diluvio Universal. Además, en lo que a parajes naturales se refiere, el Lago Seván es sin duda uno de los mayores atractivos del país. En él hay incluso playas, así como hermosos monasterios como el de Sevanavank.

Templos, montañas y ciudades

Armenia: un destino desconocido
Pero no todo es naturaleza en Armenia. Sin ir más lejos, su capital Ereván es una urbe de lo más cosmopolita, que además está plagada de hermosos cafés, calles bulliciosas y terrazas soleadas. Muy cerca de Ereván se encuentra el Templo Romano de Garni, en un estado de conservación que para sí quisieran monumentos más famosos… Y seguimos con las ciudades: es el turno de Echmiadzin, en cuyo casco antiguo se conservan la Catedral más antigua del mundo (del siglo VI) y la Basílica Gayane, de siglo VII. Esto que os cuento es solo el principio; Armenia esconde muchas más bellezas, misterios e historia.