Yorkshire, punto de encuentro entre naturaleza e historia
El jardín con más herencia histórica, cultural y natural de la zona norte de Inglaterra es Yorkshire. Si te animas a visitar este condado descubrirás cosas tan interesantes a la vez que curiosas como por ejemplo que tiene una identidad propia, que conserva su propio dialecto conocido como Tike e incluso una danza tradicional que no encontrarás en ninguna otra parte del mundo llamada Long Sword Dance.

Yorkshire es un territorio con gran influencia cultural de distintos pueblos que se refleja en su historia y en sus costumbres. Celtas, romanos, normandos, bretones y vikingos han marcado la herencia histórica de este condado, un legado que todavía hoy podrás apreciar.

Yorkshire, punto de encuentro entre naturaleza e historia
Buen ejemplo de ello lo encontrarás en los numerosos castillos que se construyeron durante el periodo normando-bretón y en la alta edad media. Así que si te gustan estas soberbias construcciones no olvides hacer una ruta de castillos por todo el condado, los más destacados son por ejemplo Helmsley, Middleham, Richmond y Pickering.

Completa tu visita con las iglesias y abadías de la zona, como las lúgubres ruinas de la Abadía de Whitby, un lugar con más de 2.000 años de historia y uno de los lugares arqueológicos más importantes de toda Inglaterra.

La zona ha sido enterramiento de reyes, escenario de célebres encuentros entre clérigos celtas y romanos e inspiración de escritores que han plasmado en sus páginas estos hermosos paisajes. Otra visita que no debe faltar en tu itinerario es la catedral gótica más grande del norte de Europa, York Minster.

Yorkshire, punto de encuentro entre naturaleza e historia
Yorkshire también tiene una naturaleza magnífica con tres parques naturales de más de 2.500 metros cuadrados de espacios protegidos. Una recomendación es descubrir la zona dando un paseo a pie o en bicicleta, seguro que no te arrepientes.