Viajar a Irlanda con poco dinero
¿Quién ha dicho que viajar implica gastarse una importante cantidad de dinero y dejar temblando nuestra tarjeta de crédito? Si piensas así, estás muy equivocado y en el artículo de hoy comprobarás cuánto, porque te explicaremos cómo puedes viajar a la capital de Irlanda con poco dinero.

Dublín es una ciudad con un encanto muy especial que enamora a quien la descubre por vez primera. Si te animas a visitar la capital irlandesa comprobarás que puedes entrar en muchos museos sin tener que pagar entrada, como por ejemplo el Museo de Historia y Arte en Collins Barracks, el de Arqueología en Kildare Street o el de Naturaleza en Merrion Street.

Viajar a Irlanda con poco dinero
Tampoco puedes irte de Dublín sin visitar la espectacular Galería Nacional de arte, situada en pleno corazón de esta maravillosa ciudad. En su interior podrás admirar la belleza de sus cerca de 14.000 obras de arte, compuestas por cuadros de Vermeer, Picasso y Caravaggio, además de las exposiciones temporales. Y lo mejor de todo, es que puedes descubrir estas piezas de incalculable belleza y valor artístico, sin tener que pagar entrada.

Otra propuesta de ocio también muy barata, perfecta para disfrutar en compañía de la familia o con nuestra pareja, puede ser degustar un exquisito picnic en cualquiera de los muchos jardines y parques urbanos que encontrarás en Dublín. Callejear por sus avenidas, calles y plazas es otra actividad imprescindible para los turistas primerizos, que puede culminar con una visita al famoso Castillo de Dublín, donde tendrás que pagar tan sólo 4,5 euros de entrada.

Viajar a Irlanda con poco dinero
Un precio ridículo teniendo en cuenta la majestuosa belleza arquitectónica de la fortaleza medieval, y los antiguos textos, manuscritos, pinturas y obras de arte que encontrarás en este lugar. Elementos de gran valor que han servido a importantes y célebres historiadores y estudiosos para descifrar las incógnitas del Viejo y Nuevo Testamento.

Escoge el motivo que prefieras pero no te olvides de visitar Dublín, sobre todo si buscas unas vacaciones baratas y culturales en una ciudad repleta de tradiciones, con ambiente joven y muy sociable.