que-ver-en-ampudia-palencia
Es un pueblo modesto, que casi pasa desapercibido. Sin embargo, Ampudia tiene un encanto muy especial que, una vez que lo conoces, siempre repites. Este pueblo de Palencia es una visita muy recomendable para los amantes de la naturaleza y la arquitectura antigua.

Si necesitas ideas para tu próxima escapada, toma nota de este encantador municipio. Descubre qué ver en Ampudia.

Castillos, iglesias y otros edificios históricos

Aunque es un pueblo pequeño, ya que solamente cuenta con 600 habitantes, Ampudia nos ofrece un gran abanico de posibilidades turísticas. Naturaleza, arquitectura, gastronomía y, en resumen, el turismo rural más auténtico.

El principal atractivo de Ampudia se resume en dos encantadoras calles situadas al lado de un castillo que se conserva, por cierto, en perfectas condiciones. Una fortaleza que data de la época medieval y que nos transporta al pasado.

que-ver-en-ampudia-palencia
Otra visita muy recomendable en este pequeño pueblo es una construcción religiosa de los siglos XV y XVI, llamada Colegiata de San Miguel. Se trata de una histórica edificación de estilo gótico que presume de ser otro de los principales atractivos de esta localidad.

En Diario Rural también te recomendamos hacer un recorrido a través del trazado de la villa. Un paseo muy interesante, ya que este recorrido está declarado Conjunto Histórico Artístico desde el año 1965. Por último, tampoco debes olvidarte de visitar la Iglesia de San Fructuoso, que está declarada Bien de Interés Cultural.

Gastronomía de Palencia

¿Te parece poco? Si te has quedado con ganas de más, no temas. Para completar nuestra escapada a este tranquilo pueblo de Palencia, nada mejor que acercarse a cualquier restaurante para degustar los platos más sabrosos y tradicionales de Castilla y León. Patatas a la importancia, asado de cordero, morcillas palentinas y queso del Cerrato son algunos de los platos más típicos de esta región.

Un pueblo pequeño pero encantador, con interesantes atractivos turísticos. Desde cultura hasta arquitectura, historia y buena comida. Aunque lo mejor de todo es la paz y tranquilidad que se respira en este pueblo.