una-isla-del-mediterraneo-con-forma-de-delfin
Su nombre lo dice todo: la Isla Delfín es el paraíso soñado del Mar Mediterráneo. Una isla cuya singular silueta despierta la curiosidad de muchos turistas de todo el mundo.

Pero, además, la Isla Delfín es también un destino rodeado de mitos y leyendas que queremos descifrar hoy en Destinolandia. Desde importantes yacimientos hasta riqueza natural. La Isla Delfín es una visita obligada. ¡Estás invitado al viaje!

Mitos y sirenas

Vista desde la lejanía, la Isla Delfín es un archipiélago único por su curiosa forma. Situada junto a la costa italiana, entre Capri y Positano, esta isla es conocida por sus habitantes como Li Galli o La Sirenuse (la sirena).

Un pequeño archipiélago rodeado de leyendas que hablan de sirenas mitológicas que habitaban en esta isla. Y de ahí su nombre (La Sirenuse). Pero además de mitos, en esta isla también encontramos otros muchos atractivos como un antiguo yacimiento romano.

una-isla-del-mediterraneo-con-forma-de-delfin
Un paraíso que recibió a importantes y célebres personajes como Greta Garbo, Sofía Loren, Ingrid Bergman y hasta la mismísima princesa Margarita de Inglaterra.

Un poco de historia…

Durante años, la isla fue propiedad de un bailarín ruso, Leónide Massine, que adquirió la isla y rehabilitó, alrededor de los años 20. Así, convirtió la torre de vigilancia romana en un agradable espacio habitable que incluía teatro al aire libre y estudio de ballet.

una-isla-del-mediterraneo-con-forma-de-delfin
Cuando Leónide Massine murió a finales de la década de los 70, la propiedad quedó de nuevo en desuso. Hasta que otro bailarín también ruso, Rudolf Nureyev, volvió a comprarla para recuperar la belleza de este archipiélago. Su sueño duró poco, ya que cinco años después el bailarín falleció y fue el magnate Giovanni Russo quien compró Li Galli por unos 28 millones de dólares.

La isla, en venta

En la actualidad, la Isla Delfín vuelve a estar en venta y conserva la belleza y el legado de cada dueño ha dejado en ella. Además de hermosa naturaleza, unos edificios de gran belleza y riqueza decorativa, tal y como demuestran las imágenes.