tristan-de-acuna-la-isla-habitada-mas-remota-del-mundo1
Hay lugares en el mundo que, por su ubicación, resulta increíble que estén habitados. Sin embargo, a pesar de todo, lo están. Y este es el caso de Tristán de Acuña: el lugar habitado más remoto de la Tierra.

Situado entre Sudáfrica y America del Sur, esta recóndita región podría ser un buen lugar para ocultarse sin miedo a ser descubierto. Hoy en Destinolandia viajamos hasta esta región para descubrir los misterios que encierra. ¿Nos acompañas?

El hogar de unas 270 personas

Con una población de alrededor de 270 personas, Tristán de Acuña es conocida como la isla habitada más remota del mundo. Así que, si alguna vez un virus amenaza con destruir a la humanidad, ya sabemos dónde podemos escondernos, porque seguro que en este pequeño archipiélago estaremos tranquilos.

tristan-de-acuna-la-isla-habitada-mas-remota-del-mundo1
Situado en el Atlántico Sur, Tristán de Acuña es el archipiélago habitado más aislado de todo el mundo. Se encuentra a unos 2.000 kilómetros de la isla más cerca que es la Isla Santa Elena que a su vez está a 2.400 kilómetros de Sudáfrica y a 3.360 de América del Sur.

Una isla con una historia apasionante

Esta pequeña isla tiene solamente 60 kilómetros cuadrados, aunque solamente una parte de ella se encuentra habitada, ya que el resto es fauna. Sin embargo, a pesar de su pequeño tamaño y de su remota ubicación, esta isla tiene una historia de lo más interesante.

Tristán de Acuña fue un punto estratégico a lo largo de los años, ya que era una parada importante para los barcos que surcaban los océanos que necesitaban hacer escala en busca de descanso y provisiones.

tristan-de-acuna-la-isla-habitada-mas-remota-del-mundo1
En 1816, el archipiélago fue anexionado por el Reino Unido para evitar que los franceses pudieran usarlo para salvar a Napoleón Bonaparte, que estaba cautivo en la isla vecina de Santa Elena.

En el año 1961 toda la población tuvo que trasladarse al Reino Unido ante la entrada en erupción del Pico de la Reina María, que es la mayor cumbre del archipiélago. Aunque dos años después la gran mayoría de los habitantes pudieron regresar a su hogar.

Sin duda, una isla de lo más interesante y curiosa.