Ruta de la cerveza en Bélgica
Flandes, también conocida como Región Flamenca, es un maravilloso e inolvidable rincón de Bélgica ideal para disfrutar de un viaje romántico y de ensueño en compañía de tu pareja. El destino perfecto para los amantes de la arquitectura que encontrarán en cada uno de los edificios de cualquiera de las ciudades que forman parte de este destino, un espectacular estilo gótico y barroco, además de numerosas construcciones religiosas como conventos y abadías. Su propuesta cultural convierte a la ciudad es una visita casi obligada para aquellos que buscan destinos de tipo cultural, donde descubrir auténticas expresiones artísticas.

Las alternativas de ocio no terminan aquí, ya que también hay actividades perfectas para los que prefieren conocer los aromas y los sabores más típicos de Bélgica. Si tú eres uno de ellos te recomiendo la ruta de la cerveza, uno de los recorridos más interesantes e imprescindibles del lugar, si tenemos en cuenta que el país tiene más de 450 variedades de cerveza para todo tipo de gustos y sabores. Te recomiendo que tu recorrido incluya además de restaurantes y bares típicos, algunos de los monasterios donde se fabrica la cerveza más auténtica del país, como por ejemplo en el Monasterio de Hamont Achel o el de Westmalle.

Ruta de la cerveza en Bélgica
La tradición cervecera en este país es muy importante, tal y como descubrirás si te animas a visitar la región. Unos productos de gran calidad que combinan las nuevas tecnologías y las tradiciones más antiguas que logran una cerveza con un carácter único y exquisito que enamora incluso a los paladares más exigentes.

Si no entiendes de cervezas te aconsejo que pruebes las clásicas cervezas pils, una de las más demandadas, frente a otras cervezas más especiales como las blancas o las trapistas que se elaboran en los monasterios anteriormente mencionados. Sin duda un viaje exquisito e inolvidable para los amantes incondicionales de esta bebida que cuenta con tantos fieles seguidores.