Qué ver en Málaga
La Costa del Sol tiene innumerables encantos naturales y culturales distribuidos a lo largo y ancho de su privilegiada geografía. Sus pintorescos y fascinantes municipios son el lugar perfecto para perderse durante unos días y desconectar del estrés que provocan las grandes urbes.

Si todavía no sabes qué parte de Andalucía vas a visitar, te recomiendo el turístico y tradicional municipio malagueño de Estepona, uno de los destinos favoritos de muchos viajeros procedentes de todos los rincones del mundo. Su espléndido clima mediterráneo, sus tranquilas y relucientes playas, su seductora cultura y la simpatía y hospitalidad de sus gentes, son unos buenos motivos para acercarse a descubrir esta inolvidable región.

Qué ver en Málaga
Una de las visitas que más éxito tienen de Estopa es su casco antiguo que es el ejemplo perfecto del típico pueblo andaluz. Cada uno de sus barrios posee unos elementos urbanísticos, arquitectónicos e históricos muy diferenciados que enamoran incluso a los viajeros más experimentados. Durante tu paseo te encontrarás con uno de los monumentos más emblemáticos del municipio que son los restos del Castillo de San Luis que fue construido por los Reyes Católicos a principios del siglo XVI.

Qué ver en Málaga
Otra visita obligada son las Torres Almenaras que forman parte del Patrimonio arquitectónico del municipio. De origen musulmán y castellano, son originarias del siglo XIX cuando servían de defensa del municipio frente a los saqueos de los piratas. Los yacimientos arqueológicos es una visita imprescindible para aquellos turistas que desean conocer el estilo de vida de los primeros habitantes de la región. Para ello nada mejor que acercarse a los Dólmenes de Corominas que tienen una antigüedad de cerca de 5.000 años, donde podremos ser testigos de todo tipo de utensilios como por ejemplo cerámicas, puntas de flecha y hachas, además de restos de humanos de los primeros habitantes de la región.

Como puedes ver tienes una gran variedad de visitas que realizar, aunque por supuesto no debes olvidarte de sacar algo de tiempo libre para disfrutar de un divertido día de playa y saborear los platos más tradicionales de la región. El broche final perfecto para unas vacaciones de ensueño.