Qué ver en La Habana
Si estás planeando una visita a Cuba, hay varias cosas que no puedes olvidarte de visitar, y una es el Castillo de los Tres Reyes del Morro, uno de los principales puntos de interés turísticos del país, gracias a una privilegiada ubicación que ofrece al visitante unas espectaculares vistas del entorno. Esta majestuosa construcción tiene forma de polígono irregular y se alza majestuosa sobre un risco, lo que explica que el lugar fuera utilizado en el pasado como un punto estratégico de defensa, de hecho era uno de los principales del puerto habanero.

La fortaleza se encuentra situada en la encantadora ciudad de La Habana Vieja y su origen se remonta al siglo XVI, pero su estado de conservación es inmejorable. El único inconveniente es su difícil acceso, puesto que tendrás que atravesar en coche un túnel que pasa por debajo de la bahía. Muy cerca de este lugar se encuentra otra de las visitas de mayor éxito del país: el castillo San Carlos de la Cabaña.

Lo que en un pasado fue un complejo militar que pretendía servir de defensa frente a posibles ataques piratas o de cualquier otro enemigo, en la actualidad desempeña funciones de museo. Así que si te animas a visitar esta gran construcción tendrás la oportunidad única de contemplar elementos que corresponden a la época colonial, mientras que los incondicionales de las viejas leyendas y mitos podrán deleitarse con una cuidadosa selección de objetos que pertenecieron al legendario Ernesto Che Guevara.

Después de este pequeño repaso por dos de las construcciones más importantes de La Habana, tienes varias excusas para visitar el país, conocer su cultura y emocionarte con la simpatía de sus habitantes y descubrir las construcciones más emblemáticas. Y si todo esto te parece poco, también puedes regalar a tu paladar los aromas y sabores más deliciosos y exóticos que jamás hayas probado, así que empieza a hacer el equipaje y no te olvides de la cámara de fotos.