el-puente-de-alcantara-en-extremadura-una-obra-unica
En Diario Rural somos muy fans de la arquitectura antigua. Construcciones que nos han legado nuestros antepasados y que, a pesar de los años, no han perdido ni un ápice de belleza de sus primeros días.

Por eso en el artículo de hoy queremos hacer una pequeña parada para descubrir la belleza del puente romano de Alcántara, en Extremadura. Historia antigua, arquitectura y belleza paisajística se dan cita en esta impresionante construcción.

47 metros de altura

Después de admirar la belleza del puente de Alcántara, la primera pregunta que se nos viene a la mente es cómo pudieron los romanos en aquella época construir un puente tan perfecto. Sin duda, uno de los mejores puentes de la época romana.

el-puente-de-alcantara-en-extremadura-una-obra-unica
Con sus pilares de 47 metros de altura y sus arcos de gran tamaño, el puente de Alcántara es uno de los mejores ejemplos de la arquitectura de este período. Para que te hagas una idea, arco de mayor tamaño tiene una distancia entre pilares de 28,8 metros.

Construído entre 104 y 106

Sorprenden también los pequeños detalles como la inscripción que está grabada en la construcción: “Este puente durará mientras dure el mundo”, escrito en latín. Un puente con historia, que se construyó entre 104 y 106.

Pero además de belleza arquitectónica, el puente también cumple con una importante función. Por algo lo construyeron los romanos. El puente de Alcántara cruza el río Tajo, en la localidad cacereña del mismo nombre.

Una obra única en el mundo

el-puente-de-alcantara-en-extremadura-una-obra-unica
Un puente que ha resistido firmemente a todo tipo de hechos históricos y que ha tenido que ser reconstruido en varias ocasiones. A pesar de todo, el puente no ha pérdido belleza ni esplendor.

Una construcción que nos acerca al pasado. Y es que este puente es una obra de ingeniería única en todo el mundo, tanto por sus dimensiones como por su excelente estado de conservación. Lo más curioso de todo es que el puente sigue utilizándose, a pesar de tener unos 2.000 años de historia.