Oslo, ciudad de vanguardia
Oslo es una ciudad espléndida que reúne numerosas construcciones de gran valor histórico, además de ser también una de las más caras de todo el mundo. Situada sobre el fiordo del mismo nombre, se encuentra rodeada por montañas de poca altitud, puesto que tan sólo está 19 metros por encima del nivel del mar.

La ciudad tiene en total 40 islas y 343 lagos dentro de sus límites y está dividida por el río Akerselva, y además presume de un hermoso entorno natural con numerosos bosques, colinas y lagos que ocupan dos terceras partes de la ciudad.

Oslo, ciudad de vanguardia
Algunas visitas recomendadas son por ejemplo el Palacio Real donde vive una de las familias reales más antiguas y ricas de Europa, y que en otro tiempo fue residencia del Rey Harald V. Los museos son otra de las principales atracciones turísticas de Oslo. Uno de ellos es el Museo Marítimo Nacional, donde se demuestra una vez más la importancia del mar y de la navegación en la capital noruega.

Oslo, ciudad de vanguardia
Las visitas a edificios históricos y de gran belleza artística continúan en el Castillo y la fortaleza de Akershus del año 1300. Es una soberbia obra de la ingeniería militar nórdica de la época medieval. Y si te gusta la cultura y las leyendas de los vikingos, tienes una cita en el Museo de Embarcaciones Vikingas, donde encontrarás fantásticas reconstrucciones de las naves de los antiguos habitantes. La Galería Nacional alberga obras de arte y pinturas de gran valor artístico, una de las más conocidas incluso por los menos entendidos en la materia es la pintura El Grito de Munch.

Como ves Oslo ofrece una interesante propuesta cultural y una muestra arquitectónica con los edificios más atrevidos, y una cultura muy influida por el mar y la navegación, lo que explica la fama de excelentes exploradores de los noruegos.