Museo de Carruajes de Lisboa
Los aficionados a la cultura y a los vehículos antiguos tienen una cita en el Museo Nacional de Coches, también conocido como Museo de Carruajes de Lisboa, que está considerado por muchos como uno de los más importantes de todo el mundo. En su interior encontramos una amplia colección de carruajes que eran utilizados por los Reyes de Portugal en las ocasiones más importantes, durante el período que va del siglo XVII al XIX.

Estos curiosos vehículos antiguos son casi una obra de arte que desprende lujo y buen gusto gracias a una cuidada decoración, donde destaca una pintura en color oro, y unos detalles ornamentales acompañados de esculturas de gran valor histórico y artístico. El Museo es una nave de grandes dimensiones, donde la exposición de carruajes se encuentra distribuida por diferentes épocas y por tipos de vehículos. Cada una de las piezas supone un recorrido que te permite apreciar la evidente evolución, no sólo desde el punto de vista mecánico, sino también en cuanto a decoración se refiere.

En la actualidad es uno de los museos más visitados del país, gracias a una importante colección de piezas que comprenden diferentes siglos, en concreto el XVII, XVIII y XIX. Si estás planeando un viaje a la capital de Portugal y quieres visitar este asombroso museo, tendrás que acercarte a Praça Alfonso de Alburquerque, de martes a domingo de 10:00 a 18:00 horas. Además, el museo se encuentra muy cerca del Monasterio de los Jerónimos, así que con la excusa de contemplar esta magnífica exposición, también podrás visitar una construcción declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y que es otro de los principales puntos de interés turístico del país.

Museo de Carruajes de Lisboa
El Monasterio destaca por unos motivos arquitectónicos y decorativos que proceden del gótico tardío y del renacimiento, como los portales principal y lateral y el magnífico claustro. Como puedes observar en la imagen que acompaña el artículo, el edificio religioso tiene un diseño que no deja a ningún visitante indiferente.