Montepulciano, el típico pueblo italiano de la Toscana
Montepulciano es un encantador y clásico pueblo de la Toscana, una de las regiones italianas más importantes gracias a su valor artístico y cultural. Situado al sur de este territorio, el municipio está construido sobre el punto más alto de una colina de unos 500 metros de altura, lo que permite contemplar una espectacular vista panorámica de la zona que alcanza la localidad de Umbria y el Lago Trasimeno.

El pueblo es un ejemplo perfecto del patrimonio artístico que puedes encontrar en la Toscana. De estilo típicamente medieval, como puede apreciarse en cada una de las murallas que rodean la ciudad, además de algunos edificios de gran valor histórico y con una destacada presencia renacentista.

Montepulciano, el típico pueblo italiano de la Toscana
El acceso a este pueblo resulta bastante complicado debido a su situación geográfica, por lo que tendrás que ascender por las callejuelas de la ciudad hasta llegar a la catedral del municipio en la espléndida Piazza San Francesco. Aquí puedes hacer un descanso en el Caffe Poliziano, muy famoso gracias a las numerosas visitas del director de cine Federico Fellini.

Tómate tu tiempo para disfrutar de la arquitectura de la zona y de los hermosos rincones, plazas y avenidas que encontrarás a lo largo de tu paseo por el municipio. Otro punto de gran interés que llama especialmente la atención de los visitantes son las impresionantes bodegas que encontrarás en un palacio también de estilo medieval.

Montepulciano, el típico pueblo italiano de la Toscana
El enoturismo en esta región es muy habitual dada la excelente calidad de sus vinos, así que no te olvides de probar cualquier de sus vinos antes de abandonar este encantador escondite de la geografía italiana. El destino perfecto para desconectar del estrés diario de las grandes ciudades y regalarte unos merecidos días de descanso.

Si te gusta la cultura italiana y las construcciones medievales repletas de historia y de arte, este es tu destino de vacaciones ideal. La mejor forma de conocer las costumbres de este romántico país que incluso acogió el rodaje de algunas escenas de la película de vampiros más famosa del cine actual, Luna Nueva.