Las cataratas más grandes del norte de África
Si alguna vez en tu vida tienes la oportunidad de hacer un viaje al fascinante y aventurero continente africano, te recomiendo que visites un espacio natural de sobrecogedora belleza paisajística que te dejará sin palabras. Naturalmente estoy hablando de las espectaculares cataratas de Cascadas de Ouzoud, situadas en la provincia de Tanaghmeilt, a 150 kilómetros de Marrakech.

Con una altura de 110 metros, este mágico paisaje te obsequiará con la vegetación y la fauna más típicas y características del territorio. Y si lo deseas, puedes refrescarte y darte un divertido chapuzón en sus espléndidas y frías aguas, ya que está totalmente permitido hacerlo. Para acceder a este maravilloso rincón africano puedes alquilar un vehículo o contratar el servicio de una agencia de turismo, lo que más cómodo te resulte, aunque si tienes espíritu aventurero y explorador, te recomiendo que realices la excursión por tu cuenta, eso sí no te olvides de llevar todo el equipo necesario y un mapa de la zona.

Las cataratas más grandes del norte de África
Sea cual sea la opción elegida, no puedes dejar pasar la oportunidad de descubrir la naturaleza de ensueño de las Cataratas de Ouzoud, unas magníficas formaciones geológicas sobre un terreno rocoso que dan lugar a esos magníficos saltos de impresionantes alturas. En otras palabras, un destino perfecto para los amantes de la naturaleza que buscan relajarse en un espacio tranquilo, lejos del estrés y la contaminación de las grandes ciudades.

Las cataratas más grandes del norte de África
Con la excusa de visitar las cascadas más impresionantes y grandes del norte de África, también podrás acercarte una de las ciudades más importantes de Marruecos, Marrakech. Sus numerosos monumentos declarados Patrimonio de la Humanidad y su misteriosa y seductora cultura, son dos de los principales atractivos del lugar. Prepárate para degustar los sabores más exóticos de su gastronomía, y deleitarte con la música y los bailes más asombrosos que te puedas imaginar, porque Marrakech es una ciudad llena de misterio y de agradables sorpresas.