la-piscina-natural-mas-peligrosa-del-mundo
Su nombre lo dice todo. La Piscina del Diablo es, probablemente, la piscina natural más peligrosa del mundo. Darse un chapuzón en estas aguas es un deporte de alto riesgo.

Situada entre Zimbabue y Zambia (África), La Piscina del Diablo es tan hermosa como peligrosa. Hoy en Destinolandia te invitamos a disfrutar de esta impresionante piscina natural, sin tener que salir de casa. ¿Nos acompañas?

Una piscina natural excavada en la roca


La Piscina del Diablo se encuentra en la frontera entre Zimbabue y Zambia, en las famosas Cataratas Victoria. Sorprende la espectacular ubicación de esta piscina, situada en el borde de las cataratas. Una pequeña piscina natural excavada en la roca.

la-piscina-natural-mas-peligrosa-del-mundo
Con semejante ubicación, aunque con unas vistas de infarto, no resulta extraño que la piscina esté considerada como la más peligrosa del mundo. Aunque su extraordinaria ubicación no impide que numerosos turistas de todos los rincones del mundo se acerquen a visitar esta maravilla de la naturaleza para disfrutar de un baño con unas vistas que cortan la respiración. Sin duda, un destino no apto para todos los viajeros.

100 metros de altura


¿Estás pensando en ser uno de estos aventureros? En ese caso, no olvides que la temporada ideal para hacerlo es entre septiembre y diciembre. Un destino sobresaliente que debemos visitar con cuidado. Y es que la Piscina del Diablo tiene una altura de 100 metros.

Al borde del abismo


Pese a las advertencias, numerosos curiosos se atreven a visitar esta joya de la naturaleza. Y es que, además de su impresionante ubicación, al borde de un abismo, la Piscina del Diablo tiene otro peligro importante: el caudal. Quienes decidan darse un baño deben saber que el caudal de esta piscina puede subir hasta un metro en tan solo unos minutos. Esto aumenta el riesgo de una posible caída.

la-piscina-natural-mas-peligrosa-del-mundo
Un peligro aún mayor, ya que no existe ningún sistema de aviso que pueda advertirnos del peligro. Así que, si decidimos visitar esta piscina natural, será mejor que tomemos las pertinentes medidas de seguridad. ¿Qué dices? ¿Te atreves a darte un baño? A pesar del riesgo, cada día turistas de todo el mundo se asoman valientemente al borde de las Cataratas Victoria.