La Mezquita de Kairuán
Kairuán es mucho más que una ciudad de Túnez, es un interesante territorio y con multitud de curiosos detalles que te acercarán a la cultura y a la historia del país. La ciudad es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, fue la primera base árabe del norte de África, y es además una de las ciudades más santas del Islam, después de La Meca, Medina y Jerusalén.

Como ves tienes motivos suficientes para conocer en primera persona este espectacular rincón de la geografía tunecina. Las construcciones clásicas de la cultura musulmana, es decir las mezquitas, son muy numerosas en esta ciudad, aunque una de las más importantes es la Gran Mezquita de Kairuán.

La Mezquita de Kairuán
Considerado el santuario más antiguo del Occidente musulmán, la mezquita ocupa una superficie de 9.000 metros cuadrados, por lo tanto es también uno de los templos más grandes de África del Norte.

A simple vista parece una imponente fortaleza de piedra, en forma de cuadrilátero irregular, con torres de ángulo y estribaciones que sostienen y refuerzan las paredes exteriores. El patio tiene una suntuosa dimensión y está rodeado por galerías dobles con hermosos arcos con columnas de mármol.

La Mezquita de Kairuán
Otro de los espacios de la mezquita es el alminar, que es el nombre que reciben las torres de las mezquitas. Sirve para llamar a los fieles a la oración y tiene diferentes niveles decrecientes que terminan en una pequeña cúpula, que domina toda la ciudad y desde donde podrás contemplar unas increíbles vistas de todo esta majestuosa edificación.

El último espacio que te invito a descubrir es la sala de oración. Dividida en diecisiete naves y ocho tramos que incluyen más de cuatrocientas columnas antiguas de mármol blanco, pórfido rojo y granito azul. Todos estos espacios y detalles dan lugar a una espléndida edificación cuya visita es totalmente recomendable, una interesante manera de descubrir la cultura y la historia musulmana.