La Fontana de Trevi en Roma
La ciudad y capital de Italia, Roma, acoge multitud de edificios y construcciones históricas de gran belleza artística e histórica, existen cientos de ejemplos para demostrarlo. Uno de ellos es la Fontana de Trevi, la mayor y más ambiciosa de todas las fuentes de estilo barroco de Roma.

Situada en pleno corazón de la ciudad, concretamente en el cruce de tres calles, la magnífica fuente fue restaurada en 1998 para que los numerosos turistas que se acercan, puedan contemplar esta hermosa construcción en todo su esplendor.

La Fontana de Trevi en Roma
La soberbia belleza y majestuosidad de la construcción la ha llevado a convertirse en escenario y en determinadas ocasiones en protagonista de algunas importantes películas, una de ellas La dolce vita. Sin duda una de las escenas más famosas del cine italiano donde la protagonista del film, Anita Ekberg, invita a Marcello Mastroianni a zambullirse en la fuente junto a ella.

En la fuente están representadas figuras como tritones que guían la carroza del Dios Neptuno, mientras que en el centro se aprecia un arco del triunfo modelado. Sobre la imponente figura de Neptuno, encontramos unos bajorrelieves que ilustran el origen romano de los acueductos. Por su parte, los tritones y los caballos proporcionan un gran equilibrio simétrico y visual que supone un auténtico espectáculo para los cinco sentidos.

Originariamente la fuente marcaba el fin de un acueducto que en la antigüedad solía abastecer de agua a Roma. El diseñador de la fuente fue Nicola Salvi que ganó un concurso que el Papa Clemente XII organizó. Los trabajos comenzaron en 1732 pero fue necesario esperar hasta 1762 para poder disfrutar de esta espléndida y extraordinaria fuente.

Si estás planeando una visita a Roma, no olvides acercarte a la Fontana de Trevi y descubrir en primera persona por qué se trata de uno de los monumentos más grandiosos e impresionantes, no sólo de Roma sino también de todo el continente europeo.