La Catedral de Nôtre Dame
La Catedral de Nôtre Dame es junto con la Torre Eiffel uno de los principales puntos de interés turístico de la capital francesa. Protagonista de numerosas películas, novelas y documentales, es una de las catedrales de estilo gótico más antiguas de Francia.

Situada junto a las aguas del río Sena, comenzó a construirse en 1163 y en aquella época respondía a las necesidades de un poderoso crecimiento de vida urbana y a la necesidad del clero de construir símbolos religiosos que representasen su dignidad y esplendor, y el resultado de todo esto fue la construcción de la Catedral de Nôtre Dame.

La Catedral de Nôtre Dame
En su interior alberga uno de los elementos más destacados, un órgano que en el pasado convirtió a la Catedral en uno de los centros de mayor importancia desde el punto de vista artístico y musical. Asimismo, ha sido protagonista de eventos de gran importancia que ponen en evidencia la importancia de esta construcción, como la coronación de Enrique VI de Inglaterra y la beatificación de Juana de Arco, entre otras cosas.

Si te acercas a la Catedral tampoco puedes dejar pasar la oportunidad de subir hasta lo más alto y contemplar a vista de pájaro las increíbles y espectaculares vistas que ofrece la ciudad francesa. Aunque uno de los elementos que más llaman la atención de los turistas son las clásicas quimeras o gárgolas de la fachada de la Catedral.

La Catedral de Nôtre Dame
En cuanto a la arquitectura, muestra una clara influencia románica normanda, como puede observarse en su fuerte y compacta construcción, a la vez que un estilo gótico con elevadas bóvedas y grandes rosetones.

Si estás planeando una visita a la romántica ciudad de París, no olvides acercarte a esta espléndida Catedral, un mágico lugar que te transportará a la legendaria cultura de la época.