La Bocca della Verità en Roma
Uno de los monumentos de Roma que más me sorprendieron durante mi estancia en la capital italiana fue la Bocca della Verità (Boca de la Verdad), también conocida como la alcantarilla más famosa de todo el mundo.

Situada sobre la pared de la Iglesia de Santa María in Cosmedin, la escultura muestra un rostro humano con barba y con los ojos, la nariz y la boca perforados y huecos. Se trata de una representación un tanto desconcertante y muy peculiar, aunque de gran valor histórico, puesto que data alrededor del siglo I.

Realmente no se tiene certeza exacta de su utilidad aunque muchos defienden que en la antigüedad se trataba de una cloaca. Lo que sí es cierto es que la máscara tiene una popularidad muy importante que incluso se menciona en los textos Mirabilia Urbis Romae.

Aunque no hayas visitado nunca Roma, seguro que la Bocca della Verità te resulta muy conocida, y no es para menos ya que ha sido representada en innumerables ocasiones en todo el mundo, además de tener un pequeño papel en la legendaria película Vacaciones en Roma con Gregory Peck y Audrey Hepburn como principales protagonistas.

La singular boca de la verdad se encuentra situada en la Iglesia de Santa María in Cosmedin, una construcción de estilo medieval que también merece la pena ser visitada. Y como te puedes imaginar en un país con tantas historias como la bella y romántica Italia, cada monumento tiene su propia leyenda, y la Bocca della Verità no iba a ser menos.

Según cuenta la leyenda, la persona que visite la Boca de la verdad debe meter la mano derecha y decir alguna verdad, si por el contrario miente perderá la mano. Esta interesante historia fue extendida por los antiguos sacerdotes del país que ponían escorpiones en el interior de la boca para que la historia fuera más creíble.