konigssee-el-impresionante-lago-del-rey-en-alemania
Königssee, es español el Lago del Rey, tiene fama de ser el agua más limpia del país y una de las más limpias de Europa. Un paisaje de extraordinaria belleza natural que es un buen destino para disfrutar de un refrescante chapuzón.

Hoy en Destinolandia viajamos hasta Königssee. Un lago situado en el estado de Baviera y al abrigo de hermosas montañas que le dan apariencia de un fiordo y que ponen el broche final a un paisaje impresionante. ¿Te vienes a dar un chapuzón en estas aguas?

El origen del lago

konigssee-el-impresionante-lago-del-rey-en-alemania
El origen de este lago se remonta a la última glaciación cuando flujos de hielo formaron el lago al deshacerse. La belleza de los alrededores de esta región fomentaron la creación del Parque Nacional de Berchtesgaden que abarca gran parte del lago.

Senderos, montañas y cuevas

Desde el Lago del Rey es posible admirar la belleza del monte Watzmann, que presume de ser la tercera montaña más alta de Alemania. Un lago que esconde un sinfín de rincones naturales que suman belleza a este paraíso germano.

konigssee-el-impresionante-lago-del-rey-en-alemania
Y al pie de esta montaña encontramos otra riqueza natural: una gruta de hielo abovedada que es accesible a través de un sendero. Como ves, sobran los motivos para descubrir este rincón de Baviera, situado en el municipio de Schönau am Königssee.

Botes eléctricos recorren el lago

Un lago que podemos recorrer gracias a una empresa que organiza recorridos por el lago. Unos 18 botes eléctricos navegan por estas aguas para deleite de los turistas. Unos botes que, al ser eléctricos, evitan la contaminación. Y es que otra curiosidad de este lago, es que tiene fama de ser el agua más limpia de toda Alemania.

konigssee-el-impresionante-lago-del-rey-en-alemania
Si estás planeando una escapada a Baviera, debes saber que los botes zarpan del pueblo de Königssee (que forma parte de Schönau am Königssee) y tienen paradas en Kessel (aunque tendremos que pedirlo antes de embarcar), St. Bartholomä y Salet.

Debido a su superficie de 5,22 km², el lago no suele congelarse durante el invierno. La última vez que ocurrió fue en 2006, cuando el lago estuvo congelado durante casi un mes.