Jardín Botánico de Edimburgo
Los amantes de la naturaleza tienen una cita en el Jardín Botánico de Edimburgo. Uno de los más famosos e importantes de todo el viejo continente que alberga unas especies vegetales de gran belleza y diversidad. Así que si tienes planeado un viaje a las encantadoras y legendarias tierras escocesas de la capital de este fascinante país, será mejor que apuntes en tu larga lista de lugares turísticos este pequeño paraíso natural.

Fundado en 1670 como un jardín para cultivar plantas medicinales con fines terapéuticos, en la actualidad presume de ser uno de los espacios naturales más completos y maravillosos de toda Europa. Sus esepectaculares palmeras victorianas, orquídeas y flores acuáticas gigantes, además de los invernaderos con 2.400 especies vegetales de todos los rincones del mundo, entre otras muchas especies tan pintorescas como llamativas, son algunos de los principales motivos para visitar el jardín botánico.

Jardín Botánico de Edimburgo
Sin duda uno de los lugares más tranquilos de todo Edimburgo, donde podrás pasear por cerca de sus 28 hectáreas de terreno dedicadas a cultivar un sinfín de especies vegetales originarias de los lugares más inhóspitos y desconocidos del planeta. No esperes a que nadie te lo cuente y visita este asombroso jardín en compañía de la familia o de la pareja, porque cualquier excusa puede ser buena para acercarse hasta aquí.

Jardín Botánico de Edimburgo
Recuerda que la entrada al jardín es gratuita, pero para acceder a los invernaderos tendrás que pagar alrededor de unos cuatro euros, aunque puede que el precio haya subido. En cuanto al horario de visitas, es todos los días a partir de las 10.00 de la mañana, hasta las 16.00 de la tarde en invierno, y las 19.00 horas durante las vacaciones estivales. Para llegar a este Jardín Botánico tienes diferentes autobuses como los de la línea 8, 17, 23 y 27, además del turístico, Majestic Tour Bus.