Exquisitas pinturas rupestres te esperan en Petra
Para los amantes de la arqueología el destino perfecto se encuentra en Jordania, concretamente en la ciudad de Petra, que sorprenderá a cualquier viajero por sus numerosos encantos y sus espectaculares pinturas rupestres que transportarán a los turistas a la época de nuestros antepasados.

Las pinturas descubiertas son murales con dos mil años de antigüedad y se sitúan en una de las numerosas cuevas de ciudad jordana. Según algunos expertos británicos las pinturas son de estilo helénico, y se suman a los encantos de una ciudad que ha sabido conserva a la perfección su tradicional belleza. Todos los expertos coinciden en que estas pinturas dejarán a más de uno con la boca abierta, desde luego no pasarán inadvertidas.

Sorprende además de su situación y la antigüedad de los murales, el hecho de que actualmente no se conservan demasiadas pinturas de estas características, en muchos casos sólo quedan pequeños restos donde puede intuirse su color y su composición real.

Se trata, por lo tanto, de unas pinturas con trazos de gran calidad artística y de gran belleza que podrían incluso llegar a superar, según algunos entendidos en la materia, a las mejores pinturas romanas de Herculaneum.

En los murales de la ciudad jordana se aprecian claramente hermosos detalles de flores, pájaros e insectos. Y en algunas de las escenas destacan tres tipos de uvas, hiedras y enredaderas, todas relacionadas con el antiguo dios griego del vino. En ellas también aparecen representadas figuras infantiles como por ejemplo tocando la flauta o cogiendo frutas.

Las pinturas se pueden encontrar en un cañón denominado la “Pequeña Petra”, está aproximadamente a 5 kilómetros del sitio principal de Petra. A pesar de tratarse de un sitio poco conocido, seguramente gracias al descubrimiento de estas pinturas el cañón se convierta en el destino más solicitado por muchos turistas, desde luego motivos no le faltan.