El Salto Ángel, la catarata más alta del mundo
El Salto Ángel además de ser la catarata más alta del mundo, quince veces mayor que las cataratas del Niágara, es uno de los lugares más fascinantes del planeta. Situada en el Parque Nacional de Canaima en Venezuela ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1994.

Recibe ese nombre en honor el aviador y explorador estadounidense James Crawford Angel que en 1937 dio a conocer la existencia de esta cascada, con una altura de 980 metros y 807 metros de caída ininterrumpida.

El Salto Ángel es uno de los principales puntos turísticos de Venezuela, sin embargo su ubicación al estar rodeado de selva hacen que el acceso sea muy difícil. Por lo tanto, una de las formas de llegar a la catarata es volar en avioneta desde Caracas O Ciudad Bolivar a un campamento situado en el Parque Nacional de Canaima y atravesar la selva por tierra o agua durante de aproximadamente 13 horas hasta llegar a la base de las cataratas.

El Salto Ángel, la catarata más alta del mundo
También se pueden contratar vuelos en helicóptero y sobrevolar la zona. Cada turista elige la forma más cómoda para poder conocer las cataratas más impresionantes del mundo, una cita obligada para quienes visiten Venezuela.

Un espacio natural protegido y establecido domo parque nacional en 1962 tiene una extensión de más de 30.000 km² hasta las fronteras con Guyana y Brasil y su tamaño es además uno de los más grandes del mundo.

El Salto Ángel, la catarata más alta del mundo
Como curiosidad, los indígenas de la cultura pemón que habitaban la zona llamaban a la catarata como Kerepakupai-merú, es decir caída de agua hasta el sitio más profundo, y razón desde luego no les falta ya que las dimensiones del Salto Ángel resulta abrumadora para cualquier turista que se atreve a visitar la zona. Es importante llevar los materiales adecuados para el viaje, y en caso de que sea necesario hay que consultar a un experto, eso sí la cámara fotográfica es imprescindible.