El palacio más grande del mundo
Estocolmo es el paraíso de los amantes de la cultura como demuestra cada una de sus distintas expresiones artísticas, una visita obligada del viejo continente que no te defraudará en absoluto. La capital de Suecia enamora a simple vista, desde que te recorres por primera vez el antiguo barrio medieval de Gamla Stan, hasta que descubres la majestuosa Catedral Storkyrkan y el Palacio Real de Estocolmo, para adentrarte después en el Museo de Arte Moderno, que alberga una de las principales exhibiciones de arte moderno del siglo XX de toda Europa.

Sin embargo, la joya de la corona, y nunca mejor dicho, es el Palacio Real Kungliga Slottet. La residencia oficial del rey de Suecia presume de ser la más grande de todo el mundo. Tal vez piensas que no estás invitado a descubrir esta obra de arte de la arquitectura y sin embargo te equivocas, ya que algunas partes del palacio son accesibles para los turistas. Además, como el edificio actual se construyó en 1754 a partir de los escombros de un antiguo torreón de los siglos XII y XIII, no cabe duda de que se trata de un edificio con mucha historia que seguro te deja sin palabras.

El palacio más grande del mundo
Si quieres sentirte como un miembro más de la realeza europea, nada mejor que recorrer las habitaciones del Palacio, la Cámara del Tesoro, la Armería Real y el Museo de Antigüedades de Gustav III para empaparte de toda la historia y la cultura del país. Un detalle importante es que también podrás acceder al Museo Tres Coronas, situado en el sótano del palacio que esconde en su interior las antiguas reliquias que se conservan del viejo torreón, que sirvió como base para comenzar la construcción del palacio. Un viaje al pasado que no te puedes perder, porque está demostrado que los turistas que visitan por primera vez Estocolmo a menudo repiten.